Pensamiento Masonico de Francisco de Miranda

 LOGIA “SOL DE MIRANDA” NRO. 204

ORIENTE DE LOS TEQUES-MIRANDA

 

DIA MASÓNICO NACIONAL, PENSAMIENTO MASONICO

 DE FRANCISCO DE MIRANDA

 

Nombre de pila: Sebastián Francisco Párvulo de Miranda Rodríguez.

Nacido en Caracas  el 28 de marzo de  1750.

Murió en La Carraca de Cádiz en España, a la 1:05 am del 14 de Julio de 1816.

Hijo del canario Sebastián de Miranda Ravelo y la criolla Francisca Antonia Rodríguez Espinoza.  Es el primero de diez hermanos.

 

Hombre universal, soñador y ejecutor de grandes proyectos libertarios en su tiempo.  Su mayor proyecto “Ver libre a todo el continente Hispanoamericano”.  Y lograr la integración política, cultural y económica desde el Mississippi hasta el cabo de hornos.

 

Fue Venezuela el epicentro para la creación de su gran idea, la cual bautizo como COLOMBEIA en honor al descubridor Cristóbal Colon.

 

Sintió una inquietud planteada como necesidad de ver a Hispanoamérica como una gran nación, el cual forma un aporte que ha trascendido en el tiempo y que si se hubiese seguido con sus ideas se habría cambiado el curso de la historia de la América y su relación   con los pueblos del mundo.

 

Fue Miranda, como hijo de un español y una venezolana, un mestizo, que con ese origen y esa mezcla de sangre y culturas le permitió enfrentarse a diferentes y variados escenarios culturales, sociales y también participar con pasión  en las luchas revolucionarias que se sucedían en los tres continentes.

 

Hombre hábil que recurría a diferentes personalidades del mundo para obtener recursos y utilizarlo para liberar del dominio español a los pueblos hispanoamericanos.

 

Poliglota, además del español hablaba francés, alemán, ingles, ruso conocía el árabe y el italiano,  y traducía del latín y el griego.

 

Amante de las artes y la música, tocaba la flauta y según refieren algunos actores con mucha virtuosidad.

 

Ávido lector, de diferentes temas, documentos, mapamundis, libros de diferentes épocas, planos de batallas, leyes, libros de medicina e incluso misivas de amor, en fin un hombre, un soldado culto.

 

En su juventud leyó libros prohibidos por la iglesia de autores tales como: Locke, Buffer, Julande, Humboldt, Hume, Diderot. 

 

Miranda por su educación era un hombre nuevo para su tiempo, capaz de manejar las armas como un gran guerrero,  excelente conductor y gerente de batallas.  Estadista, filósofo, estudio matemáticas, derecho, arte de la guerra, historia y bellas artes.

 

Napoleón Bonaparte, dijo de Miranda: “……… a ese hombre le arde en el pecho el fuego sagrado del amor a la libertad…..”

 

Por su parte Bolívar lo llamo: “…..el más ilustre colombiano”.

 

Su nombre está grabado en el arco del triunfo en Paris.

 

Su retrato está en la galería de personajes en el Palacio de Versalles,  y su estatua se encuentra frente a la del  General Kellerman en el campo de Valmy.

 

Este grande hombre venezolano de nacimiento e hispanoamericano de corazón participo en los tres acontecimientos más importantes de la Historia Universal de su época a saber,  La Revolución Francesa, la Independencia de los Estados Unidos de América, y la Revolución de Hispanoamérica.

 

Su proyecto integrador, su gran idea que con 31 años de edad, lo hace recorrer los estados unidos, ya que la mefítica Inquisición junto a la Corona Española conspiraban en su contra, su protector Juan Manuel Cajigal y Monserrate, lo ayudo a embarcarse en el navío “Prudenty una vez en Filadelfia presenta  in situ la doctrina para la creación de la democracia nacional,  a: George Washington, Alexander Hamilton, John Adams, Tomas Paine, Gilbert de Lafayette, Thomas Jefferson y Benjamín Franklin, entre otros,  este proyecto trata sobre la concepción de una América Unida.

 

Quería Miranda crear un gran estado Multinacional y Multirracial en el cual convivieran pacifica y en confraternidad pueblos, creencias, culturas y credos de diversas índoles.

 

Miranda es un gran visionario que consagra su vida y obra a la libertad, a la defensa de los derechos fundamentales de una sociedad y dice en su libro COLOMBEIA,  “La conservación de los derechos naturales y sobre todo de la libertad, de las personas y seguido de los bienes, es incuestionablemente la piedra fundamental de toda sociedad humana, bajo cualquier forma política en que esta sea organizada”.

 

Tenemos en Miranda al hombre virtuoso, con principios y valores, por lo que se gano el título de “precursor” que dejo huellas perecederas en el sentimiento cultural Europeo, Báltico y de la América Continental.

 

Fue Miranda a los 21 años discriminado en Venezuela y no puede ingresar como cadete en la Escuela de Armas, pero eso no lo amilano y su familia lo envió a España, embarcando en la fragata “Príncipe Federico”, en 1771, donde parte hacia la tierra que irónicamente le iba aprehender para dejarlo morir.  Ingreso al ejército español como capitán del Regimiento de la Princesa, es enviado a combatir en el Norte de África, viaja a la Habana, a los EEUU y alcanza el grado de Tcnel en la guerra de Independencia de Norte América.

 

Hombre recio, valiente, fuerte y constante candidato ideal a ser Francmasón, ve la luz masónica en el año de 1783, en la muy Respetable Logia de Filadelfia, EEUU, siendo su padrino el General Francés Mario José Lafayette, conocido Maestro Masón.  Junto al General Washington, masón avanzado.  En esa época adquiere nuevas ideas de libertad y de justicia.

En Rusia, su estadía fue placentera junto a su protectora Catalina II la Grande; en 1783 se dirige a Francia, donde empiezan a sentirse los golpeteos de la Revolución Francesa, es incorporado al Ejercito Revolucionario y lo nombran Mariscal de Campo, A la edad de 33 años.

A los 35 años se residencia en Londres y continua estudiando, recorre Europa, Turquía y Grecia.  En 1789 Miranda ya ha recorrido casi toda Europa y parte de Asia Menor.

En 1793, en virtud de la derrota en Neerwinden, es acusado por traición ante la Convención Nacional, pero es absuelto un 16 de Mayo gracias a la brillante defensa de Claude Chauveau-Lagarde, la cual demostró la manipulación forjada en las pruebas que presentó Dumouriez, el verdadero responsable de dicha derrota.

En 1797, fundó una sociedad secreta, en la ciudad de Londres, con el fin de organizar un gran movimiento revolucionario para liberar a la entonces América española, del yugo monárquico. Igualmente Bolívar, 0′Higgings, San Martín, Nariño y Andrés Bello, entre otros. Quienes a la postre serían los próceres de la independencia americana, se habrían afiliado a la logia y prestado juramento ante Miranda en Londres, en 1810.

Para Bohórquez (2006), fue imposible que alguno de los nominados, hubieran podido encontrarse con Miranda; ya que, por ejemplo, Bolívar ya había sido admitido en esas sociedades secretas mucho antes, y en cuanto a José de San Martín, éste llega a Londres en 1811, cuando ya Miranda no estaba en dicha ciudad.

Según Reverón (2009). El historiador masón, Seal Coon, publicó un minucioso escrito sobre Miranda, donde admite no haber encontrado motivo alguno para pensar que el Generalísimo hubiera pertenecido a la masonería.

No hay datos sobre el día y el mes. Por las contingencias derivadas de la guerra, al parecer se perdieron los archivos de la Logia donde Miranda recibió la luz masónica. De lo que se sabe es que Lafayette fue su padrino de iniciación. Existen muchas referencias sobre la asistencia de Miranda a logias de Nueva York y de sus tertulias con George Washington en locales masónicos.

Por esa vaguedad en la fecha de iniciación de Miranda, en Filadelfia, algunos historiadores demasiado ortodoxos, han puesto en duda la iniciación del Precursor en los Estados Unidos.  No faltan quienes inclusive la rechazan de plano.

Al citar esas evidencias, un historiador británico, llegó a la conclusión de que Miranda se inició en Filadelfia, Estados Unidos, en 1783; recibió el grado de compañero en Londres, en 1785; y el grado de Maestro, en París, en 1797. Esa cronología parece la más ajustada a la verdad, ya que guarda relación con el periplo del Precursor por esos países.

Miranda fundó La logia “Gran Reunión Americana”, en Londres a fines de 1798. Esa Logia cuestionada por algunos historiadores masones, porque se salía de los rituales, para dar preponderancia a los ideales de la causa republicana, es el principal soporte de los argumentos de quienes ponen en duda la “identidad masónica de Miranda.

La logia “Gran Reunión Americana”, tenía mucho de masónico y algo de profano. Miranda otorgaba grados de Maestros a los que destacaban por sus dotes intelectuales y por su amor a la libertad y la causa de la independencia americana.  Les tomaba un juramento especial, que siempre terminaba con el repudio a todos los tiranos y las tiranías“.

Los trabajos en la “Gran Reunión Americana”, no versaban tanto sobre simbología o el catecismo masónico, como sobre las ideas de la Revolución Francesa y la necesidad de libertar a las colonias españolas en América.

Eso critican los ortodoxos a Miranda. Afirman que se olvidaba de los rituales, para hacer foros sobre la importancia del sistema republicano y la reforma de las estructuras sociales en las colonias que deseaba libertar.

Lo que no dicen los críticos de Miranda, es que todos los próceres de la independencia americana, daban prioridad en las logias, a discusiones sobre táctica y estrategia de la lucha que libraban, porque de ello dependía en gran parte del destino de los países donde actuaban

Infortunadamente con Miranda, le siguen saliendo detractores hasta después de su muerte. Parecería que no le perdonan el hecho de que fue hijo de un canario humilde y que nunca se emparentó con la nobleza, a pesar de su enorme cultura y de sus méritos militares ganados en campos de batalla.

Cargado de grillos, el padre de la masonería latinoamericana, fue encerrado en varias cárceles. Primero lo llevaron al Castillo de Puerto Cabello, luego a Puerto Rico y finalmente, a la Fortaleza de las Cuatro Torres del Arsenal de la Carraca, en Cádiz, España. Murió el 14 de julio de 1818. Sus restos se perdieron en un osario común. Pero su nombre pasó a la inmortalidad, como el Precursor de la Independencia y el Padre de la Masonería Latinoamericana.

Queridos Hermanos, después de la biografía de este gran hombre, no hay duda de que  el padre de la masonería latinoamericana, es  el Precursor Francisco de Miranda. Que inspiró la fundación de la benemérita Logia “Lautaro”, que funcionaba en Cádiz, España, donde se iniciaron Simón Bolívar, José de San Martín, Bernardo O’Higgins y muchos de los más notables próceres de la independencia suramericana.

 

Q:.H:.  ALONSO C. MORENO JUÁREZ

Los Teques, 22 de Marzo de 2010.

 

 

 

 

FUENTES DE INFORMACIÓN

BOHÓRQUEZ, (2006)

CARLOS GUTIERREZ,  (2008)

ELOY REVERÓN,  (2009)

Página EL HERALDO MASÓNICO.

CARMEN L. BOHORQUEZ MORÁN (1998) “Francisco de Miranda precursor de la Independencias de la América Latina”, Fundación Editorial el perro y la rana, primera edición.

FERMIN GOÑI,  (2009)  “Los sueños de un Libertador “, Roca editorial.

This entry was posted in Aprendiz.

Deja un comentario